Conecta con nosotros

Energía Eólica

La carrera mundial por el “hidrógeno verde»

Publicado

en

Hidrógeno Verde

Marzo 30, 2021

/AFP

Estados y grupos industriales de los cuatro puntos cardinales rivalizan en anuncios de proyectos e inversiones en la carrera por el hidrógeno verde, aunque todos tienen los ojos puestos en China.

Visto como el eslabón que falta para lograr la transición ecológica, este gas, que se sigue produciendo con combustibles fósiles, contribuiría a reducir las emisiones de la industria y los transportes pesados y ofrecería un medio para el almacenamiento de la energía renovable. A condición de que sea «ecológico».

Aunque todavía es cara, esta perspectiva hace soñar en particular a Europa, que perdió el tren de los componentes solares y de las baterías, prácticamente monopolizado por China.

El objetivo es controlar toda la cadena o al menos una parte. El hidrógeno «verde», obtenido por electrólisis del agua con electricidad renovable, necesita desarrollar tanto la demanda como las aplicaciones o las infraestructuras de transporte.

Ya se han anunciado varios planes nacionales para relanzarlo, aunando cooperación y estrategias a veces diferentes, del hidrógeno 100% verde con el nuclear o incluso el gas.

Estados Unidos tiene una nueva hoja de ruta. Alemania espera invertir para 2030 unos 9.000 millones de euros (10.600 millones de dólares), Francia y Portugal 7.000 millones de euros cada uno (8.250 millones de dólares) Reino Unido 12.000 millones de libras (16.500 millones de dólares) y Japón y China, respectivamente, 3.000 y 16.000 millones de dólares para ecologizar su producción, según gabinete Accenture.

En total, «76 gigavatios de capacidad de producción están en proyecto, de ellos 40 anunciados el año pasado» y Australia concentra «la mitad de los principales proyectos (del tamaño de megavatios)», según Gero Farruggio, del gabinete Rystad Energy.

¿Dominio asiático?  

Asia del norte se ha posicionado: Japón, que tiene grandes necesidades y está trabajando en el diseño de barcos para el transporte de hidrógeno, Corea del Sur y sobre todo China.

«Dadas sus necesidades, (China) va con todo, incluso el hidrógeno, sobre todo para la movilidad», dice Nicolas Mazzucchi, de la Fundación para la Investigación Estratégica.

China desarrolla un modo de producción adosado a reactores nucleares, aunque su producción actual procede del carbón. Atrae a los actores de todo el mundo: fabricantes de pilas de combustible para vehículos (el canadiense Ballard, el francés Symbio), estaciones de recarga (Air Liquide).

En cuanto a Europa, «tres países destacan», dice Charlotte de Lorgeril, del gabinete Sia Partners, que cita a Alemania, «adelantada sobre los transportes», Francia, «más avanzada en la producción» y Holanda, que cuenta con importantes infraestructuras gasistas.

La Unión Europea (UE) pretende que para 2050 su paleta energética esté constituida con el 12-14% de hidrógeno (frente al 2% de hoy) y fomenta la cooperación.

Lo que no impide que Alemania se pueda convertir en el «primer proveedor» mundial, espera su ministro de Economía Peter Altmaier.

Del lado de los industriales, los productores tratan de imponerse a golpe de compras, en particular de start-ups o consorcios. Como Total y Engie, aliados para desarrollar la mayor planta en Francia de producción de hidrógeno verde.

Nuevas rutas de energía

Si esta euforia se concreta, el hidrógeno podría contribuir a subvertir el mapa mundial de la energía. Ya se están creando acuerdos e interdependencias.

Alemania se ha acercado a Marruecos para desarrollar la producción de hidrógeno procedente de la energía solar. Los proyectos Green Spider y Green Flamingo prevén autopistas marítimas del hidrógeno y gasoductos para unir España y Portugal con el norte de Europa.

«También la creación de nuevas cadenas logísticas, lo que permitiría importar del desierto chileno o del Sáhara, donde hay mucho sol», según Charlotte de Lorgeril. /AFP – EL NUEVO SIGLO

5 claves de un combustible «milagroso»

  1. El uso del hidrógeno no es nuevo. Desde el desarrollo de la electrólisis del agua en 1800 forma parte de muchos procesos industriales: refinado de petróleo, fertilizantes. En la actualidad esta molécula omnipresente en la Tierra, dotada de una gran intensidad energética y no contaminante, parece el combustible capaz, por ejemplo, de ecologizar la industria pesada.
  2. El problema: un costo adicional de hasta el 80%. Se puede aplicar asimismo a los productos químicos, aluminio, vidrio, puesto que requieren altas temperaturas.
  3. Como ya hizo el sector espacial hace tiempo, el transporte voluminoso puede hallar la solución en el hidrógeno. Algunos lo ven como el futuro de la aviación. Ya hay barcos y autobuses equipados con él y pronto habrá trenes en Alemania o Italia.
  4. Además, es un medio de almacenamiento y entra en juego para el desarrollo de la energía solar y eólica que, de forma intermitente, deberán poder almacenar su excedente. El proceso «Power to gas» convierte la electricidad en hidrógeno, que luego se inyecta en las redes de gas.
  5. Otro problema es que el hidrógeno no es una energía primaria: proviene de un proceso de transformación que consume energía todavía basado en el carbón y el gas. Según la Agencia Internacional de Energía, por este motivo la producción mundial de hidrógeno emitió 830 millones de toneladas de CO2 en 2017, lo que equivale a las emisiones combinadas de Indonesia y el Reino Unido.

Tres clases

Para fabricar energía a base de hidrógeno, y que la técnica sea más ecológica, existen varias opciones:

  1. Hidrógeno «verde», obtenido con electricidad renovable por electrólisis (la corriente pasa por el agua, separa el hidrógeno y el oxígeno). En 2019, costaba tres veces el precio del extraído del gas.
  2. Hidrógeno «azul», extraído del gas natural y captando el CO2 emitido. Una coalición de industriales como ExxonMobil y ENI aboga por esta opción, polémica porque el proceso de captura y secuestro sigue siendo incierto y costoso.
  3. Hidrógeno «bajo en carbono» producido por electrólisis a partir de electricidad nuclear, como en China. En Francia, el sector del hidrógeno aboga por un paso «transitorio más o menos largo» a través del átomo.

Nuestro país (Colombia), que se ha convertido en líder de generación de energías limpias y poco a poco ha ido avanzando en el peso de estas (eólica o fotovoltaica) en la matriz energética general, también entró ya en la era del “hidrógeno verde”.

De hecho, en noviembre pasado el presidente Iván Duque anunció que el Gobierno pondría en marcha una política para el desarrollo del hidrógeno verde e, incluso, recalcó que esperaba dejar en marcha por lo menos tres proyectos de energía limpia con ese gas combustible.

Tras destacar el salto que ha dado el país en materia de energías renovables no convencionales, señaló que hay un vínculo entre estas y las nuevas formas de energía.

“Vamos a poner en marcha -ya le di esa instrucción clara al ministro (de Minas) Diego Mesa– y vamos a trabajar de la mano con Chile, en hermandad en este propósito; vamos a desarrollar en lo que nos queda de este año y el primer trimestre de 2021 la hoja de ruta para el desarrollo de hidrógeno verde en Colombia”, precisó el Mandatario.

Ya desde el 2020 el Ministerio de Minas y Energía está analizando el uso de combustibles como el hidrógeno. Se instruyó a la Unidad de Planificación Minero Energética y al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para desarrollar un estudio que identifique las prospectivas de producción y el uso de este energético en el país.

Dicho estudio permitirá identificar los potenciales de producción de hidrógeno azul (a partir de carbón como un proceso de transición hacia la producción de hidrógeno verde) e hidrógeno verde a partir de fuentes de energía renovables.

Fuente: elnuevosiglo.com.co

Imagen: goodnewenergy.enagas.es

Seguir leyendo
Publicidad
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Energía Eólica

Keppel consigue un contrato para la construcción de dos OSS para parques eólicos marinos

Publicado

en

Keppel construirá dos SSO

Keppel Offshore & Marine Ltd (Keppel O&M), de propiedad total de Keppel FELS Ltd (Keppel FELS), ha conseguido un contrato de una empresa de energías renovables para la construcción de dos subestaciones en alta mar (OSS) por un valor aproximado de US$ 110 millones de dólares.

El alcance del trabajo de Keppel O&M comprende la ingeniería, la adquisición, la construcción, las pruebas y la puesta en marcha de los módulos superiores de los dos OSS. Esto excluye los cimientos de los OSS, así como ciertos componentes eléctricos que serán suministrados por el cliente. La finalización del proyecto y su despliegue en un parque eólico marino está prevista para 2024.

Chris Ong, Director General de Keppel O&M, ha declarado: “Nos complace conseguir este contrato, que refleja el continuo giro de Keppel O&M hacia las energías renovables y las soluciones energéticas más limpias. Es un testimonio de la excelencia en la ejecución de Keppel O&M, así como de nuestra capacidad para ofrecer soluciones fiables, consistentes y de calidad para la industria eólica marina”.

En línea con la Visión 2030 de Keppel, que sitúa la sostenibilidad en el centro de la estrategia de la compañía, Keppel O&M está reforzando su posición en toda la cadena de valor de las energías renovables en alta mar. Recientemente, ha completado dos OSS para los parques eólicos marinos Greater Changhua 1 y 2 de Taiwán, y actualmente está construyendo una estación convertidora HVDC para parques eólicos marinos en el sector alemán del Mar del Norte, así como el primer buque de instalación de turbinas eólicas en los Estados Unidos.

El contrato mencionado tendrá hitos de pago progresivos y tendrá un flujo de caja neutro para el proyecto. No se espera que tenga un impacto material en los activos netos tangibles o en los beneficios por acción de Keppel Corporation Limited para el ejercicio actual.

Fuente: Keppel O&M

Seguir leyendo

Energía Eólica

Primera fábrica de palas eólicas marinas en Estados Unidos

Publicado

en

Siemens Gamesa construirá la primera fábrica de palas eólicas en EE.UU.
  • Esta nueva planta fabricará las palas para el proyecto Coastal Virginia de Dominion Energy, con 2,64 GW de potencia.
  • Ubicada en el estado de Virginia, supondrá una inversión de 200 millones de dólares (170 millones de euros). Una vez entre en funcionamiento, la fábrica dará trabajo a unas 260 personas.

Siemens Gamesa ha anunciado hoy la construcción de la primera fábrica de palas offshore de Estados Unidos, un mercado clave y con gran potencial en la industria eólica marina (offshore). De esta manera, la compañía consolida su papel como líder mundial en una industria clave para la transición energética.

“Siemens Gamesa ha sido pionera y lidera el desarrollo de la industria eólica marina desde su nacimiento, hace más de 30 años. Nuestra fábrica de palas en Virginia será la primera en Estados Unidos, lo que demuestra, una vez más, nuestro liderazgo en la revolución de la industria offshore. El mercado eólico marino de Estados Unidos es una parte fundamental de nuestra estrategia global y nuestra presencia en Virginia desempeña un papel central y crucial”, subraya Marc Becker, CEO de la Unidad de Negocio Offshore de Siemens Gamesa.

Una vez que el pedido para el suministro de los aerogeneradores del macroproyecto Coastal Virginia de Dominion Energy (2,64 GW de potencia) sea firme, Siemens Gamesa comenzará la construcción de esta fábrica, con un tamaño de 32 hectáreas, en la terminal marítima de Portsmouth, en Virginia. Este proyecto supondrá una inversión de más de 200 millones de dólares y permitirá la creación de unos 260 puestos de trabajo, cuando se encuentre en pleno rendimiento. Además, está prevista la contratación de 50 personas adicionales para llevar a cabo las tareas de operación y mantenimiento del parque Coastal Virginia.

Como parte del acuerdo con las autoridades de Virginia, Siemens Gamesa ha firmado un contrato de arrendamiento con la Autoridad Portuaria de Virginia y contará con incentivos estatales para mejorar el emplazamiento. Cuando la planta esté operativa, empezará inmediatamente a producir las palas para el parque Coastal Virginia. “Nuestra inversión se verá impulsada por la sólida colaboración con Dominion Energy y el apoyo del poder legislativo y las autoridades de Virginia”, añade Marc Becker.

La planta de palas es el primer paso para convertir la terminal marítima de Portsmouth en un hub de energía eólica marina. Además, Siemens Gamesa analizará opciones para ampliar la fábrica en un futuro si consigue nuevos proyectos en Virginia, creando así puestos de trabajo adicionales.

“Esta instalación demuestra que la energía eólica marina puede crear una nueva e importante actividad de fabricación y puestos de trabajo de calidad en el país”, comenta Steve Dayney, responsable de Offshore en Norteamérica en Siemens Gamesa. “El Congreso de los Estados Unidos está estudiando la posibilidad de aprobar medidas históricas en materia de cambio climático. Esperamos que esta fábrica de palas sea un revulsivo para que los responsables políticos federales y estatales tomen nuevas medidas que proporcionen mayor certidumbre a largo plazo y ayuden a mantener la competitividad de esta planta en el mercado global en las próximas décadas”.

“Virginia está a la cabeza de la energía eólica marina en Estados Unidos y este anuncio es una gran victoria para la región”, subraya Robert M. Blue, Presidente y CEO de Dominion Energy. “A medida que se desarrolla la cadena de suministro de energía eólica marina en Virginia, es una satisfacción ver cómo se crean puestos de trabajo de calidad en el sector renovable”.

Fuente: Siemens Gamesa

Seguir leyendo

Energía Eólica

Crowley participa en recaudación para Saildrone para promover inteligencia oceánica

Publicado

en

Crowley invierte en Saildrone

Crowley Maritime Corporation (Crowley) se ha asociado con Saildrone, el líder del mercado emergente de datos oceánicos, cartografía oceánica y soluciones de inteligencia marítima, participando en su recaudación Serie-C de US$100 millones.

La reluciente relación es valiosa para el creciente sector eólico marino, para el que tanto Crowley como Saildrone son proveedores de servicios clave.

La inversión estratégica se utilizará para hacer crecer los equipos de conocimiento de datos de Saildrone y escalar las funciones de salida al mercado para satisfacer la creciente demanda de inteligencia en el dominio oceánico y avanzar la continua expansión de Crowley en servicios que satisfacen las necesidades de los clientes, socios y un mundo más sostenible.

“Crowley se enorgullece de unirse a Saildrone en el avance de la tecnología para la recopilación y el análisis de datos sobre el clima, la cartografía y la seguridad marítima en beneficio de nuestro medio ambiente y las comunidades”, dijo Tom Crowley, Presidente y CEO de la compañía. “Nuestra inversión avanza en la estrategia de Crowley para desarrollar el crecimiento en la próxima generación de industrias que alinean la innovación y el valor al tiempo que aprovechan la energía renovable”.

La misión de Saildrone, una empresa de propiedad y gestión estadounidense fundada en 2012, es explorar, cartografiar y vigilar el océano de forma sostenible, para comprender, proteger y preservar nuestro mundo. Los vehículos de superficie sin tripulación (USV) de Saildrone, impulsados predominantemente por energía renovable, tienen una huella de carbono mínima y están equipados con sensores avanzados y tecnología ML/AI incorporada para ofrecer conocimientos críticos de cualquier océano, en cualquier momento del año.

“Estamos encantados de que Crowley se una a nuestro equipo como inversor estratégico”, dijo Richard Jenkins, fundador y CEO de Saildrone. “Añadir la capacidad de los buques de alta utilidad, y una red global de servicios marinos a las operaciones de Saildrone va a ser transformador para nuestro negocio. Del mismo modo, hay muchas tecnologías ML/AI que hemos desarrollado en Saildrone, que pueden aplicarse a las operaciones regulares de los buques para ayudar a mejorar la seguridad, como por ejemplo a través de una mejor conciencia del dominio marítimo. Estamos deseando trabajar juntos para acelerar estas tecnologías”.

La asociación de Crowley con Saildrone está en consonancia con la ambición de la empresa de ser la compañía de soluciones marítimas y logísticas más sostenible e innovadora de América para 2025. Los productos de Saildrone se basan en los datos recogidos por una flota de vehículos no tripulados (USV) que funcionan principalmente con energía eólica y solar renovable. Los USV de Saildrone son los vehículos sin tripulación más fiables del planeta, ya que han navegado más de 500.000 millas náuticas y han pasado más de 15.000 días en el mar en algunas de las condiciones más duras del planeta.

Fuente: Crowley

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencia