Conecta con nosotros

Energía Eólica

La carrera mundial por el “hidrógeno verde»

Publicado

en

Hidrógeno Verde

Marzo 30, 2021

/AFP

Estados y grupos industriales de los cuatro puntos cardinales rivalizan en anuncios de proyectos e inversiones en la carrera por el hidrógeno verde, aunque todos tienen los ojos puestos en China.

Visto como el eslabón que falta para lograr la transición ecológica, este gas, que se sigue produciendo con combustibles fósiles, contribuiría a reducir las emisiones de la industria y los transportes pesados y ofrecería un medio para el almacenamiento de la energía renovable. A condición de que sea «ecológico».

Aunque todavía es cara, esta perspectiva hace soñar en particular a Europa, que perdió el tren de los componentes solares y de las baterías, prácticamente monopolizado por China.

El objetivo es controlar toda la cadena o al menos una parte. El hidrógeno «verde», obtenido por electrólisis del agua con electricidad renovable, necesita desarrollar tanto la demanda como las aplicaciones o las infraestructuras de transporte.

Ya se han anunciado varios planes nacionales para relanzarlo, aunando cooperación y estrategias a veces diferentes, del hidrógeno 100% verde con el nuclear o incluso el gas.

Estados Unidos tiene una nueva hoja de ruta. Alemania espera invertir para 2030 unos 9.000 millones de euros (10.600 millones de dólares), Francia y Portugal 7.000 millones de euros cada uno (8.250 millones de dólares) Reino Unido 12.000 millones de libras (16.500 millones de dólares) y Japón y China, respectivamente, 3.000 y 16.000 millones de dólares para ecologizar su producción, según gabinete Accenture.

En total, «76 gigavatios de capacidad de producción están en proyecto, de ellos 40 anunciados el año pasado» y Australia concentra «la mitad de los principales proyectos (del tamaño de megavatios)», según Gero Farruggio, del gabinete Rystad Energy.

¿Dominio asiático?  

Asia del norte se ha posicionado: Japón, que tiene grandes necesidades y está trabajando en el diseño de barcos para el transporte de hidrógeno, Corea del Sur y sobre todo China.

«Dadas sus necesidades, (China) va con todo, incluso el hidrógeno, sobre todo para la movilidad», dice Nicolas Mazzucchi, de la Fundación para la Investigación Estratégica.

China desarrolla un modo de producción adosado a reactores nucleares, aunque su producción actual procede del carbón. Atrae a los actores de todo el mundo: fabricantes de pilas de combustible para vehículos (el canadiense Ballard, el francés Symbio), estaciones de recarga (Air Liquide).

En cuanto a Europa, «tres países destacan», dice Charlotte de Lorgeril, del gabinete Sia Partners, que cita a Alemania, «adelantada sobre los transportes», Francia, «más avanzada en la producción» y Holanda, que cuenta con importantes infraestructuras gasistas.

La Unión Europea (UE) pretende que para 2050 su paleta energética esté constituida con el 12-14% de hidrógeno (frente al 2% de hoy) y fomenta la cooperación.

Lo que no impide que Alemania se pueda convertir en el «primer proveedor» mundial, espera su ministro de Economía Peter Altmaier.

Del lado de los industriales, los productores tratan de imponerse a golpe de compras, en particular de start-ups o consorcios. Como Total y Engie, aliados para desarrollar la mayor planta en Francia de producción de hidrógeno verde.

Nuevas rutas de energía

Si esta euforia se concreta, el hidrógeno podría contribuir a subvertir el mapa mundial de la energía. Ya se están creando acuerdos e interdependencias.

Alemania se ha acercado a Marruecos para desarrollar la producción de hidrógeno procedente de la energía solar. Los proyectos Green Spider y Green Flamingo prevén autopistas marítimas del hidrógeno y gasoductos para unir España y Portugal con el norte de Europa.

«También la creación de nuevas cadenas logísticas, lo que permitiría importar del desierto chileno o del Sáhara, donde hay mucho sol», según Charlotte de Lorgeril. /AFP – EL NUEVO SIGLO

5 claves de un combustible «milagroso»

  1. El uso del hidrógeno no es nuevo. Desde el desarrollo de la electrólisis del agua en 1800 forma parte de muchos procesos industriales: refinado de petróleo, fertilizantes. En la actualidad esta molécula omnipresente en la Tierra, dotada de una gran intensidad energética y no contaminante, parece el combustible capaz, por ejemplo, de ecologizar la industria pesada.
  2. El problema: un costo adicional de hasta el 80%. Se puede aplicar asimismo a los productos químicos, aluminio, vidrio, puesto que requieren altas temperaturas.
  3. Como ya hizo el sector espacial hace tiempo, el transporte voluminoso puede hallar la solución en el hidrógeno. Algunos lo ven como el futuro de la aviación. Ya hay barcos y autobuses equipados con él y pronto habrá trenes en Alemania o Italia.
  4. Además, es un medio de almacenamiento y entra en juego para el desarrollo de la energía solar y eólica que, de forma intermitente, deberán poder almacenar su excedente. El proceso «Power to gas» convierte la electricidad en hidrógeno, que luego se inyecta en las redes de gas.
  5. Otro problema es que el hidrógeno no es una energía primaria: proviene de un proceso de transformación que consume energía todavía basado en el carbón y el gas. Según la Agencia Internacional de Energía, por este motivo la producción mundial de hidrógeno emitió 830 millones de toneladas de CO2 en 2017, lo que equivale a las emisiones combinadas de Indonesia y el Reino Unido.

Tres clases

Para fabricar energía a base de hidrógeno, y que la técnica sea más ecológica, existen varias opciones:

  1. Hidrógeno «verde», obtenido con electricidad renovable por electrólisis (la corriente pasa por el agua, separa el hidrógeno y el oxígeno). En 2019, costaba tres veces el precio del extraído del gas.
  2. Hidrógeno «azul», extraído del gas natural y captando el CO2 emitido. Una coalición de industriales como ExxonMobil y ENI aboga por esta opción, polémica porque el proceso de captura y secuestro sigue siendo incierto y costoso.
  3. Hidrógeno «bajo en carbono» producido por electrólisis a partir de electricidad nuclear, como en China. En Francia, el sector del hidrógeno aboga por un paso «transitorio más o menos largo» a través del átomo.

Nuestro país (Colombia), que se ha convertido en líder de generación de energías limpias y poco a poco ha ido avanzando en el peso de estas (eólica o fotovoltaica) en la matriz energética general, también entró ya en la era del “hidrógeno verde”.

De hecho, en noviembre pasado el presidente Iván Duque anunció que el Gobierno pondría en marcha una política para el desarrollo del hidrógeno verde e, incluso, recalcó que esperaba dejar en marcha por lo menos tres proyectos de energía limpia con ese gas combustible.

Tras destacar el salto que ha dado el país en materia de energías renovables no convencionales, señaló que hay un vínculo entre estas y las nuevas formas de energía.

“Vamos a poner en marcha -ya le di esa instrucción clara al ministro (de Minas) Diego Mesa– y vamos a trabajar de la mano con Chile, en hermandad en este propósito; vamos a desarrollar en lo que nos queda de este año y el primer trimestre de 2021 la hoja de ruta para el desarrollo de hidrógeno verde en Colombia”, precisó el Mandatario.

Ya desde el 2020 el Ministerio de Minas y Energía está analizando el uso de combustibles como el hidrógeno. Se instruyó a la Unidad de Planificación Minero Energética y al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para desarrollar un estudio que identifique las prospectivas de producción y el uso de este energético en el país.

Dicho estudio permitirá identificar los potenciales de producción de hidrógeno azul (a partir de carbón como un proceso de transición hacia la producción de hidrógeno verde) e hidrógeno verde a partir de fuentes de energía renovables.

Fuente: elnuevosiglo.com.co

Imagen: goodnewenergy.enagas.es

Seguir leyendo
Publicidad
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Energía Eólica

El proyecto WISAMO de Michelin, una solución eólica para el Transporte Marítimo

Publicado

en

WISAMO de Michelin

El proyecto Wing Sail Mobility (WISAMO) es un sistema de vela de ala inflable telescópico automatizado que se puede instalar tanto en buques mercantes como en embarcaciones de recreo. El sistema es el producto de una empresa de colaboración entre Michelin Research & Development y dos inventores suizos que comparten la visión «totalmente sostenible» del Grupo.

La vela hinchable aprovecha el viento, fuente de propulsión gratuita, universal e inagotable. Su diseño revolucionario permite a un barco reducir su consumo de combustible y, por lo tanto, tener un impacto positivo en el medio ambiente al reducir las emisiones de CO 2.

Diseñado y desarrollado por el equipo del proyecto WISAMO, el sistema se puede instalar en la mayoría de los buques mercantes y embarcaciones de recreo. Especialmente adecuado para buques de transbordo rodado, graneleros y petroleros y gaseros, puede instalarse como equipo original en nuevas construcciones o actualizarse en buques en servicio.

El rango de uso de la vela es uno de los más amplios del mercado, con eficacia probada en muchos puntos de la vela, y especialmente en ceñida (barlovento). Se puede utilizar en todas las rutas de transporte marítimo. El mástil telescópico es retráctil, lo que facilita que un barco ingrese a los puertos y pase por debajo de los puentes. En total, el sistema puede mejorar la eficiencia de combustible de un barco hasta en un 20% *.

Una colaboración con Michel Desjoyaux, patrón de renombre mundial y embajador del proyecto, permite a los equipos de investigación de Michelin perfeccionar su desarrollo. Su aportación y conocimiento técnico de este marinero experimentado le permitirá ser probado en las condiciones reales de transporte marítimo. Como señala Desjoyeaux, “la ventaja de la propulsión eólica es que la energía eólica es limpia, gratuita, universal y totalmente no controvertida. Ofrece una vía muy prometedora para mejorar el impacto medioambiental de los buques mercantes”.

El sistema WISAMO se instalará por primera vez en un barco mercante en 2022, cuando Michelin espera que entre en producción una vez completada la fase de prueba.

El proyecto WISAMO es la contribución de Michelin para permitir una movilidad marítima más ecológica y suave antes de las regulaciones futuras. Michelin también está tomando medidas para reducir el impacto medioambiental de su cadena de suministro. Además de este compromiso, y en línea con su plan estratégico, el Grupo está basando una parte de su crecimiento en el desarrollo de nuevos negocios.

Fuente: Michelin / 1 de junio de 2021

Seguir leyendo

Energía Eólica

Japón elige al ganador de la primera subasta de energía eólica marina

Publicado

en

Japón mapa

Japón ha seleccionado al desarrollador del primer parque eólico marino flotante comercial del país.

El Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI) de Japón y el Ministerio de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo (MLIT) seleccionaron el consorcio de seis empresas liderado por Toda Corporation para construir un proyecto eólico flotante de 16,8 MW en la costa de la ciudad de Goto, en la Prefectura de Nagasaki.

Las otras empresas detrás del consorcio Goto City Offshore Wind Power Generation LLC son ENEOS Corporation, Osaka Gas, Kansai Electric Power, INPEX y Chubu Electric Power.

El consorcio fue el único postor en esta subasta, dijeron los ministerios.

Japón abrió la subasta en junio de 2020, ofreciendo la superficie de la ciudad de Goto para el desarrollo de un parque eólico flotante a pequeña escala.

Por: Adnan Durakovic

Fuente: Offshore WIND / 14 de junio de 2021

Seguir leyendo

Energía Eólica

Se completa el mayor parque eólico marino de Dinamarca

Publicado

en

Kriegers Flak - Vattenfall

El sábado 5 de junio se instaló el último de los 72 aerogeneradores de 8,4 MW de Siemens Gamesa en Kriegers Flak, el mayor parque eólico marino de Dinamarca.

Los próximos pasos serán la finalización de las pruebas y la certificación del parque eólico de 604 MW para que pueda ser inaugurado después del verano, dijo Vattenfall, el propietario y promotor del parque eólico.

El calendario de construcción de la central eólica Kriegers Flak se ha mantenido a pesar de los retos logísticos que ha traído la pandemia de Covid, dijo Vattenfall.

«Nos complace ver que la instalación de las turbinas ha concluido con éxito. A pesar de la pandemia de Covid, hemos podido realizar las entregas según lo previsto -de hecho, un poco antes de lo previsto-, lo que demuestra que nuestra estrategia general de preparación para los imprevistos ha demostrado ser sólida. Estamos muy satisfechos de la cooperación con nuestros socios y orgullosos de la contribución que hará el parque a la consecución de un futuro sin combustibles fósiles», declaró Catrin Jung, responsable de energía eólica marina de Vattenfall.

Una vez que entre en funcionamiento, Kriegers Flak cubrirá el consumo anual de electricidad de unos 600.000 hogares daneses y aumentará la producción eólica danesa en aproximadamente un 16%.

Fuente: World Energy Trade / 11 de junio de 2021

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencia